Asociaciones médicas llaman a cuarentena nacional voluntaria

Un Urgente llamado a la población hacen 34 asociaciones médicas de Nicaragua para que permanezcan en cuarentena nacional voluntaria, que reduzca el impacto del COVID-19,  con menos  contagio, transmisión y muertes entre la población.

La cuarentena nacional  consiste en permanecer en la casa por lo menos entre tres a cuatro semanas, realizar compras de alimentos una vez por semana, garantizar el distanciamiento de al menos 1.5 metros de persona a persona, el uso de mascarillas y  caretas faciales o pantalla protectora  fuera de casa, y el constante lavado de manos. 

Las asociaciones advierten que Nicaragua está en la fase de expansión acelerada y transmisión comunitaria, que continuará agravándose con mayor pérdida de vidas, si  las autoridades correspondientes continúan negando la situación y no adoptan medidas de lucha antiepidémicas urgentes y  a gran escala para intentar contener el avance de la pandemia. 

Aseguran que el llamado lo hacen “con la autoridad moral, académica  y laboral” como médicos  que están  “en la primera línea de atención en esta dramática crisis sanitaria”.

Las asociaciones médicas explican nuevamente, sobre la dramática situación que atraviesa el país y que amenaza con agravarse en los próximos días y semanas con terribles y funestas consecuencias en los hogares Nnicaragüenses.

“Como se había advertido por los Centros Internacionales para el control de enfermedades y por distintos  especialistas médicos y epidemiólogos nacionales, el aumento exponencial de casos de COVID-19 ha provocado un colapso en el sistema de salud pública y privada de Nicaragua: hospitales saturados, falta de camas, falta de medicinas y de productos tan esenciales como el oxígeno”, expresan las asociaciones médicas en su comunicado.

A esto, dicen se suma que decenas de médicos y trabajadores de la salud se estén contagiando por COVID 19, “con un saldo de un número importante de médicos, enfermeras y técnicos fallecidos”.

Esta situación reduce el número de recursos médicos y paramédicos en las diferentes instituciones,  lo que provocan recargo laboral, agotamiento físico y emocional por parte de los trabajadores de la salud.

Hasta el 27 de mayo el Observatorio Ciudadano registeaba 2966 casos sospechosos acumulados y 805 muertes por neumonía atípica y sospechosas de COVID-19.

    Leave Your Comment Here