Ahora Portada

4 artículos de llamada «Ley Mordaza» son como «un fusil» a la cabeza de los periodistas, dice PCIN

PCIN emite posicionamiento sobre vigencia de llamada «Ley Mordaza». Fotografía: Manuel Esquivel.

La entrada en vigencia de la Ley de Ciberdelitos, llamada popularmente como «Ley Mordaza» representa “una de las peores amenazas a las libertades de expresión y libertad de prensa” existentes en los últimos años en el país así como a la independencia en el ejercicio del periodismo y la comunicación en Nicaragua, advierte , la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN).

“Cuatro de los artículos de la ‘Ley Mordaza’ son como un fusil apuntando a la cabeza de periodistas y comunicadores”, refiere PCIN en un posicionamiento sobre la mencionada ley emitido este martes. Por ejemplo señala que “en su artículo 3, la ley utiliza una serie de términos ambiguos e imprecisos para justificar la criminalización de la actividad cotidiana de periodistas, comunicadoras y comunicadores; imprecisiones que le dan amplia libertad a jueces progobierno para imputar condenas políticas a periodistas”.

PCIN exhortó a sus a sus miembros a robustecer el profesionalismo “publicando únicamente después de constatar los hechos mediante investigaciones que incluyan diversas fuentes”, igualmente exhorta a las organizaciones de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales a brindar acompañamiento en el proceso de defensa en contra de esta ley, que  preocupa “por su potencial uso en contra de periodistas, comunicadores y voces disidentes en el ya deteriorado estado de los derechos humanos en Nicaragua”.

PCIN exhortó a sus a sus miembros a robustecer el profesionalismo “publicando únicamente después de constatar los hechos mediante investigaciones que incluyan diversas fuentes”, igualmente exhorta a las organizaciones de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales a brindar acompañamiento en el proceso de defensa en contra de esta ley, que  preocupa “por su potencial uso en contra de periodistas, comunicadores y voces disidentes en el ya deteriorado estado de los derechos humanos en Nicaragua”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X