La iglesia católica ha mantenido a través de la doctrina social de la iglesia “una clara opción por el rostro sufriente”, advierte monseñor Rolando Álvarez


En esa ocasión Ortega reclamó porque los líderes de la iglesia católica no se han pronunciado en contra de las sanciones e hizo comparaciones con una carta del obispo Simeón Pereira y Castellón escrita en 1912, quien dijo, a pesar de tener diferencias con el entonces presidente José Santos Zelaya nunca abogó por el intervencionismo.

No obstante, el obispo de Matagalpa recordó que “nosotros hemos mantenido a través de la doctrina social de la iglesia siempre una clara opción por el rostro sufriente”.

Tras señalar: “Las puertas de la iglesia están abiertas para todos sin exclusión ni exclusividades aquellos que se sientan sufridos, sufrientes y también los que están dispuestos a vivir una escuela de comunión y participación de unidad del pueblo nicaragüense en torno al amor a la Patria”.

Ortega en esa ocasión llegó a realizar acusaciones graves al afirmar que “los golpistas convirtieron los santuarios en cuarteles (…) se tomaban los golpistas los templos, allí estaban las armas, allí estaban las bombas, allí los disfrazaban y torturaban en sus templos”.

“No nos damos por aludidos, por otro lado, nosotros desde Puebla, desde los años 80, en América Latina la iglesia hizo la opción preferencia por los pobres y en Nicaragua la mantenemos”, sostuvo Álvarez. Al tiempo que trajo a colación frases que alrededor del tema han expresado los papas Francisco, Juan Pablo Segundo y Benedicto XVI.

“El Papa Francisco ha hablado de una economía de mercado basada en la equidad, la fraternidad, el Papa Benedicto dijo que ni el capitalismo ni el marxismo resolvieron los problemas, el Papa San Juan Pablo II habló también del capitalismo salvaje como un error”, expresó monseñor Álvarez, uno de los obispos que asistió al primer Congreso Nacional de Educación Católica.

El obispo Álvarez también se refirió a la grave crisis social política y económica y económica que sufre Nicaragua.

Y “claro, esto se tensiona más cuando descubrimos situaciones como las que sucedieron en la procesión de la Virgen del Rosario, patrona de Estelí, también lo que ha sucedido a algunos sacerdotes de Jinotega que se sienten muy presionados también un grupito allí que quiso perturbar la sobriedad y el fervor de la procesión de la Virgen de La Merced ofendiendo a los feligreses, y aquí templos incluso en la Arquidiócesis que sabemos se han visto acosados, esas cuestiones tensionan más el ambiente”, dijo Álvarez.
Sobre la presencia de patrullas policiales advirtió que la actividad como todas las de la iglesia son misioneras y apostólicas.

    Leave Your Comment Here