Consejo de DD.HH de la ONU podría pedir a Alta Comisionada dos informes sobre Nicaragua



El Consejo de Derechos Humanos de la ONU inició sus sesiones a partir del lunes de la presente semana y se extenderán hasta el 20 a 21 de marzo. Y para este 27 de febrero está previsto que Bachelet les presente una breve actualización oral sobre la crisis que envuelve a Nicaragua desde abril de 2018.


Ramón Muñoz, de Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH), en Ginebra, explicó que existen muchas probabilidades que sea aprobado el proyecto de resolución que será presentado por los representantes de ocho países entre ellos Ecuador, Argentina, Costa Rica, Chile, Canadá entre otros.
“Hemos estado trabajando y hablando con las misiones diplomáticas que anteriormente promovieron la resolución anterior”, dijo Muñoz, que representa a una de las organizaciones que ha estado cabildeando para que el tema de Nicaragua no sea olvidado en el seno del Consejo de Derechos Humanos.


Muñoz estima que en esto tiene mucho peso la falta de colaboración del Estado de Nicaragua con la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos y con los otros órganos de Naciones Unidas, a su vez porque los representantes tienen informaciones demás la situación sigue agravándose el acoso los expresos políticos, así como las ONG que no pueden realizar su trabajo porque tampoco le devolvieron la personería jurídica, de que la persecución contra periodistas y población que protesta por la liberación de los presos políticos y la falta de supervisión en general por parte de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


Consejo podría demandar dos informes sobre Nicaragua
Sobre el proyecto de resolución, Muñoz tiene información que pedirán que Bachelet presente dos informes escritos, a diferencia de la anterior resolución que fue solo uno. En esta ocasión la propuesta es de que sea presentado un informe relacionado con la situación de los derechos económicos y, sociales como consecuencia del agravamiento de la crisis y otro de rendición de cuentas sobre la absoluta impunidad existente sobre las violaciones de derechos humanos reportadas “por las represalias que se han ejercido en contra de los defensores que han colaborado con Naciones Unidas”.

Muñoz describe una serie de hechos que inciden en esto como la ausencia de una institución de derechos humanos independiente, que la justicia no cumple con su función, “se considera que los jueces digamos, no están actuando de manera independiente para juzgar de manera imparcial las violaciones de derechos humanos” y la situación de los migrantes sobre lo cual hay un estimado de más de 100 mil personas que han dejado el país en exilio forzado a países cercanos como Costa Rica, El Salvador, Honduras, Panamá, Estados Unidos y algunos a Europa. “Y son personas que no pueden regresar de manera segura y vuelven porque no pueden seguir sosteniéndose en el exterior. Algunos han sido arrestados o son perseguidos”.

“La idea es mantener un monitoreo y una presión sobre el Estado para que comience a tomar medidas, para que estas personas bajo amenazas y bajo presión: ONG, prensa, población en general puedan encontrar una solución democrática”, expresó el director de RIDH.

UE apoya iniciativa

Para Muñoz “hay un buen ambiente”, alrededor de una nueva resolución sobre Nicaragua, puesto que es una iniciativa apoyada por la Unión Europea cuyo Parlamento ya ha emitido resoluciones alrededor de posibles sanciones; por lo cual otras naciones de otras regiones también la apoyan mencionó entre ellos Afganistán.

“Creo que hay buenas posibilidades de aquí al 20 de marzo tengamos aprobada una resolución que se debe presentar más o menos el 12 de marzo”, dijo Muñoz que explicó que la fecha de la votación depende de la agenda de trabajo del consejo.

De ser aprobada esta resolución uno de los informes debería ser presentado a lo largo del presente año y el otro en marzo de 2021. Muñoz considera que existe mucha preocupación en el seno del Consejo sobre lo que pasa en Nicaragua, pues comparado con el manejo de la crisis de Venezuela el proceso fue largo, por la crisis de Nicaragua ya se avizora una segunda resolución.

La diferencia en el abordaje de la crisis en Nicaragua, considera Muñoz puede tener relación con la repercusión que pueda tener en Centroamérica, “por el fenómeno de la desestabilización, por el fenómeno de la migración, afectación para Costa Rica”, esto porque no tiene capacidad de recurso para atender a 80 mil refugiados, ya sea por asilo o migrantes, que no descartan que esa cifra aún sea mayor. Además también puede influir la preocupación porque Nicaragua está una zona sometida a muchas presiones: la situación de Honduras y El Salvador, y de la frontera con México.

Incide política internacional y correlación de fuerzas políticas

Para Uriel Pineda, especialista en temas de derechos humanos los señalamientos que ha efectuado Bachelet en su calidad de Alta Comisionada de Naciones unidas para los Derechos Humanos respecto de las graves violaciones a derechos humanos cometidas por el régimen Ortega Murillo “representan una doble derrota política para el régimen”.

Esto es, según Pineda, “no solo por la autoridad que representa está instancia en materia de derechos Humanos, sino porque los señalamientos vienen de una persona con matrícula de izquierda en el mundo. Es decir, Bachelet es expresidenta de Chile por la izquierda. Esto implica que no es un ataque del imperio o neoliberal”.

Sobre una posible renovación de mandato a Bachelet, Pineda manifestó que en esto hay que tener presente “que el Consejo de Derechos Humanos para bien o para mal tiene un diseño jurídico que puede verse afectado por temas de política internacional o correlación de fuerzas políticas”.

No obstante, debido a que ya existen señalamientos graves contra el régimen. “Un cambio de timón en esta esfera también puede implicar un cambio de trato hacia el régimen”, por tanto de confirmarse el mandato a Bachelet “se confirma una prevalencia sobre los señalamientos de graves violaciones a derechos humanos por parte del régimen y eso es favorable para Nicaragua”.

“La confirmación de Bachelet en este momento representa para el país una esperanza de continuidad en la denuncia de violaciones a derechos humanos . Cualquier cambio también cambia las reglas del juego”, explicó el especialista quien refiere que “si se aumenta la presión sobre el régimen, la alternancia política es inevitable”.

    Leave Your Comment Here