Un quinto fallecido por COVID-19, pero Nicaragua sigue sin registrar transmisión comunitaria

Una persona de 65 años, de quien no hay mayor información oficial, se convirtió en la quinta víctima mortal del COVID-19 en Nicaragua, registrado por el Ministerio de Salud.

La única información adicional proporcionada es que se trataba de una persona con padecimientos crónicas y enfermedades agudas asociadas.

En el escueto reporte que a diario realiza el secretario general del MINSA; Carlos Sáenz, señala que la muerte ocurrió este domingo cuando «presentó esta mañana una complicación aguda».

No obstante, como ha sucedido con los anteriores casos el Ministerio de Salud no explica desde cuando le daban seguimiento a este paciente, si estaba internado o no y de la zona donde procede el contagio.

En tanto refiere que de las quince personas que estaban en seguimiento tres de ellas pasaron «a resguardo». No obstante se sumaron otros cuatro pacientes como sospechosos de la enfermedad con lo que hay actualmente 16 personas “en cuido y monitoreo responsable y permanente”.

Pese a las cinco muertes el MINSA insiste en afirmar que no hay transmisión comunitaria en el país.

    Leave Your Comment Here