Sacerdotes en actividad partidaria oficialista contrario a lo establecido por el Código de Derecho Canónico

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

Hasta ahora la Arquidiócesis de Managua ha guardado silencio sobre la presencia de dos sacerdotes, con participación pastoral activa en su territorio, de tres que asistieron a un acto político partidario del oficialismo este viernes, y donde uno de ellos intervino a favor del régimen.

Los tres asistentes a la actividad partidaria con motivo de la celebración del 40 aniversario de la llegada al poder del sandinismo en Nicaragua, fueron el padre Antonio Castro, vicario foráneo de la zona pastoral de Managua, monseñor Bismarck Carballo, párroco de la iglesia Espíritu Santo y Eddy Montenegro.

En parte de su artículo 287, el Código del Derecho Canónico establece: “No han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente lo exijan  la defensa de los derechos de la iglesia o la promoción  del bien común”.

En el caso de Montenegro prácticamente desde abril de 2005, cuando el Vaticano aceptó la renuncia del fallecido cardenal Miguel Obando y Bravo, fue uno de los que quedó sin parroquia a su cargo y reducido a las actividades en la Universidad Católica de Nicaragua (UNICA).

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

En cambio, Castro permanece activo, y durante la celebración del oficialismo este 19 de julio, a él le correspondió abogar por que sean suspendidas las sanciones contra el régimen Ortega Murillo.

Castro pidió a pastores evangélicos de Estados Unidos, especialmente al predicador Ralph Drollinger  su mediación ante el gobierno de Donald Trump, para “que cese la ley Magnitsky, que cese la Nica Act, queremos la paz, claro que sí, la paz no es la ausencia de la guerra, la paz es fruto del desarrollo, del crecimiento del progreso, de la vida, del amor, y la paz no nos cae del cielo, la paz la tenemos que construir todos los días, cada uno de nosotros”.

Drollinger quien imparte estudios bíblicos en la Casa Blanca llegó al país supuestamente ante los intereses expresados por el régimen de recibir igual capacitaciones, pero este viernes se levantó mientras intervenía en el acto político la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez.

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

Merecedor de críticas

No es la primera vez que Castro ha sido criticado por sus excentricidades. En misas de aniversarios, ha llegado a colocar en lugares que corresponde a imágenes de los santos, las fotografías de dictadores desaparecidos como son Fidel Castro, de Cuba y Hugo Chávez, de Venezuela.

Y aunque ha sido criticado por algunos laicos, la Arquidiócesis de Managua igual no se ha pronunciado sobre el particular.

Desde 2007 que Ortega volvió a la presidencia de Nicaragua Castro ha mantenido su cercanía al régimen aún en los momentos de la represión contra la población a partir del 18 de abril de 2018.

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

Carballo de víctima a aliado

En el caso de Bismarck Carballo, pese a que su caso ha sido considerado uno de las agresiones más emblemáticas contra la iglesia católica en Nicaragua, desde 2007 han sido evidentes las buenas relaciones que sostiene con quienes lo expusieron públicamente.

El 11 de agosto de 1982, al mediodía, en una casa de Las Colinas, ubicada sobre la calle “Las Flores”,  Bismarck Carballo en ese entonces sacerdote, fue  arrestado completamente desnudo y llevado a una delegación policial.  En una publicación del 13 de agosto de ese año, el   Diario sandinista Barricada lo calificó de un escándalo pasional.

En su libro Nicaragua, una herida abierta, de la colección El Terror Rojo: la verdad censurada de las izquierdas, escrito Por Cynthia Caden, esta fue una operación F-4 la que desacreditó a Carballo, “que fue arrastrado a través de las calles desnudo y apareció en la portada de los diarios locales y en televisión, después de haber sido supuestamente descubierto por un marido celoso”.

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

“Todo el incidente fue orquestado para desacreditar al sacerdote porque él controlaba la estación de Radio Católica”,  señala Caden en su libro.

En el informe Inside the sandinista Regime: A special Investigador perspective (“Dentro del Régimen Sandinista: El punto de vista de un investigador especial”), el exfuncionario del Ministerio del Interior,  Álvaro Baldizón, menciona que en la primavera de 1982, el entonces  ministro Tomás  Borge, el viceministro Luis Carrión y el jefe de la Dirección General de Seguridad del Estado (DGSE), Lenín Cerna, “formularon un plan para desacreditar a  Carballo al implicarlo en un escándalo sexual”.

 En 1985 Baldizón desertó a través de Honduras, con la documentación original de los casos investigados  vinculados a torturas y ejecuciones en los que estaban involucrados miembros de las fuerzas armadas. Fue capturado por la Resistencia Nicaragüense y puesto bajo la custodia del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sus testimonios fueron publicados en febrero de 1986 por la Secretaría de Estado.

Participaron varias secciones del extinto MINT

En el documento Baldizón señala que en el montaje contra Carballo participaron varias secciones del MINT, encabezados por la sección F-1 de Operaciones a cargo del capitán Oscar Loza.

“El plan se activó cuando Maritza Castillo Mendieta, un agente en F-4, contactó a Carballo y solicitó orientación espiritual. Ella le dijo a Carballo que ella sufría una grave crisis emocional porque su marido la había dejado a ella y a sus dos hijos, y ella afirmó que ella había intentado suicidarse”, cuenta Baldizón.

A finales de agosto, después de una serie de visitas espirituales de Carballo, ella lo llamó, diciendo que estaba abatida y le instaba a que fuera a su casa a proporcionar asesoramiento.  

Fotografía: Manuel Esquivel / Obrera de la Tecla

“Poco después de que Carballo llegara a la casa de Castillo, un agente de la DGSE irrumpió, golpeando a Carballo en la cabeza y obligándolo a punta de pistola a desvestirse. El agente de la DGSE entonces efectuó disparos, señalando a otros agentes de la DGSE en el exterior vestidos como policías sandinistas que había ejecutado la trampa”.

 Lenín Cerna había insistido en que solo los agentes de la DGSE estuvieran involucrados en el  arresto  pero disfrazados como policías regulares para ocultar la conexión de la DGSE con la operación, señala Baldizón. 

Mientras tanto, una turba sandinista suministrada por la sección  F-8, un equipo de televisión sandinista, y reporteros de la prensa sandinista esperaban la salida, donde hicieron salir a Carballo completamente desnudo, explica Baldizón.

Pese a todo lo sufrido, el  2 de noviembre de 2018, cuando el orteguismo mantenía una campaña de desprestigio en contra del obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, el periodista Emiliano Chamorro consultó a Carballo pero este evasivo respondió “calmate, calmate. Él es grande, que se defienda solo”.

    Leave Your Comment Here