Proyecto apoyado por UE en San Pedro de Lóvago, Chontales permite a beneficiarios una mejor conservación del medio ambiente

Proyecto apoyado por UE en San Pedro de Lóvago, Chontales permite a beneficiarios una mejor conservación del medio ambiente

Agua potable, energía solar y cocinas domésticas incluye el proyecto “Promoviendo un municipio verde con una gestión pública participativa e incluyente en San Pedro de Lóvago”, apoyado por la Unión Europea y que sus beneficiarios ya gozan de sus resultados.

Líder campesina, Francisca Ramírez recibe premio en Praga
Seis activistas feministas y defensoras de derechos humanos detenidas por más de tres horas por la Policía del régimen
Alianza da a conocer agenda de negociación

El embajador de la UE en Nicaragua, Pelayo Castro, comprobó en el terreno el impacto del mismo.

“Revitaliza nuestro compromiso con los nicaragüenses, especialmente con las poblaciones más necesitadas y vulnerables, comprobar en el terreno la felicidad de las familias por tener agua potable accesible, electricidad en casa por primera vez mediante la energía solar, cocinas que reducen el humo y el consumo de leña en beneficio de la salud y el medio ambiente o un vertedero acondicionado adecuadamente para el manejo de desechos”, dijo Castro durante su visita al proyecto.

José Antonio Meneses, de 35 años, es uno de los beneficiarios de la UE en esta zona del país con el proyecto de agua potable, recuerda que debía caminar unos sesenta metros para llegar al pozo y darle entre 37 y 40 vueltas a la bomba para obtener el vital líquido “y ahora solo es abrir la llave de la casa y ya ¡tenemos agua buena!”.

Otros debían caminar hasta un kilómetro o más para llenar sus recipientes de agua en uno de los doce pozos de la zona, seis de los cuales estaban contaminados.

Aunque los habitantes obtenían el vital líquido, lidiaban con enfermedades como diarreas, parásitos, dolores de estómago y cabeza. “Yo iba regularmente al centro de salud, porque además teníamos zancudos alrededor de los pozos y nos enfermábamos, pero ahora tenemos agua limpia gracias a la cooperación europea y a nuestras autoridades”, relató Fanny Urania Cruz, de 46 años.

José y Fanny son parte de las 44 familias que ahora cuentan con agua potable, impulsada por energía solar en Zanzíbar, una comunidad ubicada a cuarenta kilómetros de San Pedro de Lóvago, gracias a una alianza entre la alcaldía del municipio, comunitarios, Unión Europea (UE), Oikos y Renovables.

El agua potable llegó a las viviendas de Zanzíbar desde septiembre y octubre pasado, como parte del proyecto apoyado por la Unión Europea.
El proyecto en San Pedro de Lóvago también incluyó la entrega, sin costo, de 60 paneles solares a igual número de familias que no contaban con luz en sus casas y que, por la distancia, les era difícil tener acceso a algún tipo de energía. Asimismo, proporcionó cocinas “limpias” y la construcción de un relleno sanitario.

Los paneles se instalaron en las comunidades de Bulún, la Pintada, Potrero Serrado, Muluco, San Bartolo, los Meleros, Cunagua y Venecia-la Palma.
De acuerdo con Yeison Morales Vargas, coordinador del proyecto Municipio Verde en San Pedro de Lóvago, también han otorgado cien cocinas domésticas, en dos modelos: “Angélica”, cuyo costo comercial es de 197 dólares y “Daysi”, cuyo valor es de poco más de 200 dólares. Para los comunitarios no tuvo costo, aunque sí apoyaron con la construcción del mesón para instalarlas y recibieron una capacitación sobre su uso.
Morales subrayó que ambos modelos de cocinas domésticas han implicado un ahorro de casi el 60 por ciento de leña para las familias beneficiadas.

Vertedero y manejo de desechos

El proyecto también ha contemplado la construcción de un relleno sanitario, en el antiguo vertedero a cielo abierto del municipio, donde se depositaron los desechos durante 20 años. El relleno tiene una extensión de 1.78 manzanas de tierra y contará con sitios para clasificar desechos orgánicos e inorgánicos.

Esto ha permitido en las casas aledañas al relleno haya reducción de moscas y la meta es capacitar a sus pobladores en separación de la basura, tomando en cuenta que el 68 por ciento de los desechos que se producen son orgánicos, y el restante es inorgánico, aseguró Morales.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com