Periodista Hans Lawrence sin recuperarse de la golpiza propinada por grupos de choque afines al régimen

Durante todo el miércoles el periodista Hans Lawrence ha pasado sometido a análisis y observación médica. Los médicos pretenden descartar posibles daños causados por la golpiza a la que fue sometido el martes por la tarde por grupos de choque afines al régimen Ortega Murillo, tras realizar la cobertura de la misa de cuerpo presente del padre Ernesto Cardenal, en la Catedral de Managua.

Desde la noche del martes el periodista agredido sufre de dolores de cabeza, vómitos, e hipertensión arterial.  A esto se suma su historial clínico como epiléptico, confirmó la directora de Nicaragua Investiga, la periodista Jennifer Ortiz.

Por la tarde de este miércoles, Lawrence fue llevado al neurólogo para descartar daño craneal pues los síntomas continúan, dijo Ortiz.

Según le explicaron los médicos a Ortiz, esto es para identificar algún daño que no haya sido posible detectar en los anteriores exámenes efectuados entre el martes y este miércoles.

Lawrence fue uno de los tres periodistas que con mayor saña fue golpeado por los simpatizantes del régimen, que le arrebataron una mochila con su equipo de trabajo. El otro periodista atacado fue David Quintana y la periodista Leonor Álvarez, quien fue atacada por dos mujeres.

Álvarez relató a un equipo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH)- que acudió al Diario LA PRENSA donde labora para levantar su denuncia-, que ella y Lawrence fueron golpeados en la Casa Cural, de la Catedral de Managua, donde los integrantes del grupo de choque incursionaron tras violentar el portón de entrada.

Ataque fue dirigido

Álvarez, aún muestra huellas de la golpiza en el rostro y en el brazo derecho, estimó que “el ataque fue dirigido” contra los periodistas independientes, últimos en salir a la espera de mayor seguridad porque la Catedral de Managua seguía rodeada por las personas que estaban fuera de control.

Periodistas independientes rechazan agresiones y reclaman el derecho a informar.

Y es así que los atacantes empezaron a gritarles “tienen miedo”, e iniciaron la agresión contra Lawrence, lo cual ella empezó a grabar, pero también a preguntar por qué lo agredían.

La reacción de los agresores fue despojar Álvarez de su teléfono celular, le explicó la joven periodista a la CPDH, tras señalar que en un momento ella logró jalar a su colega y buscar refugio en la Casa Cural, pero Lawrence insistía en buscar cómo recuperar su equipo.

Ingresaron a la casa cural

Fue en ese momento que un grupo violento abrió el portón y les persiguió hasta la Casa Cural donde alrededor de cinco hombres la arremetieron a punta pies contra Lawrence. Mientras una mujer se abalanzó contra Álvarez hasta derribarla al suelo, que según recuerda, que los mismos agresores se la quitaron de encima.

“Dejala, dejala, que después se va hacer la víctima”, recuerda Álvarez que le repetían a la mujer que le agredía.

Pese a todo, Álvarez siguió preguntando a una de las integrantes del grupo:

– ¿Usted cree que es correcto que estén agrediendo y robando?

-Dijo que eso nos pasaba porque somos mentirosos, ustedes pueden pensar diferente pero no pueden desinformar.

Es más, la mujer llegó a decirle a la periodista: “vámonos, vámonos”.

Álvarez se negó a seguir a la mujer y desconoce hacia dónde pretendía que llevarla. “Pues que te turqueen”, le dijo.

Y es allí donde nuevamente su atacante la volvió agredir hasta que fue rescatada por el sacerdote Luis Alberto Herrera, rector de la Catedral y por una religiosa.

Álvarez destaca que incluso cuando ella estaba en el suelo los atacantes llegaron hasta hurgarle en las bolsas del pantalón, para verificar que pertenencias guardaba. No pudieron robar nada.

Antes Álvarez había comprobado como los fanáticos del régimen habían asediado al escritor Sergio Ramírez y a la poeta Gioconda Belli, así como a personas que acompañaban el féretro y que portaban banderas azul y blanco.

    Leave Your Comment Here