Ahora Portada

Obispos de Nicaragua llaman a proteger la vida «por encima de todo», ante el COVID-19

Fotografía: Manuel Esquivel

Un llamado a proteger la vida “por encima de todo”, efectuaron este domingo los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), en un momento en que la pandemia del COVID-19 impacta a Nicaragua, “un país empobrecido, con el agravante de una crisis sociopolítica”. 

En un mensaje a todo el pueblo de Dios y a las personas de buena voluntad, los obispos de Nicaragua señalan que el COVID-19, «vino al mundo sin que nadie la esperara, más aún, sin que nadie estuviera preparado para enfrentarla».

Por lo cual ante la crisis sanitaria, la CEN urge a la solidaridad ciudadana, a su vez exhorta “a los gobernantes y a todos los sectores del país a abrirse a las alianzas y consensos para buscar y encontrar alternativas y soluciones conjuntas que nos eviten una mayor catástrofe humana”.

“Lo más importante ahora es proteger la vida y que cada uno haga lo que sea necesario y posible para preservar y proteger la vida de los otros, los más fuertes, generosos y compasivos cargar con los más débiles; los que disponen de riquezas multipliquen sus obras de misericordia para compartir con los que no tienen nada”, insta la CEN en su mensaje.

Tras aconsejar: “Cuiden con esmero de proteger a hombres y mujeres que trabajan en empresas de producción e instituciones de administración y de servicios; que todos sin excepción prioricemos el cuidado de la vida, la vida por encima de la economía, la vida por encima de los intereses ideológicos y políticos, lo repetimos, la vida por encima de todo”.

Manifiesta los obispos de Nicaragua, que han constatado que el pueblo está consciente “de la fragilidad y vulnerabilidad en la que se encuentra el sistema de salud pública, la rapidez con que avanza el contagio, la verdad sobre el número de contagiados y muertes a causa del virus”.

Sufren al lado del pueblo

“Con nuestro pueblo estamos sufriendo su incertidumbre, dolor y muerte. El dolor y la impotencia conducen a la desesperación, familias que lloran a sus muertos sin una despedida, el temor y la inseguridad que sufre la población ante el silencio del Estado y la desinformación sobre el avance de la epidemia, el miedo o la imposibilidad de visitar los hospitales sufriendo las enfermedades en el silencio del hogar, la manipulación de la conciencia, coacción y oportunismo político en el manejo de la pandemia”, asegura el mensaje de la CEN.

«Con nuestro pueblo estamos sufriendo su incertidumbre, dolor y muerte», dice la CEN. Fotografía: Manuel Esquivel.

Al tiempo que elevan una oración por todos los enfermos, fallecidos y familias afectadas por el virus, agradecen el esfuerzo de los médicos y enfermeros del país a quienes  les animan a seguir fieles a su vocación y misión. 

Y recuerdan que “el contagio del Covid-19 en Nicaragua, coincide con los tiempos litúrgicos: Cuaresma y Pascua, tiempos privilegiados de gracia y bendición, que por el bien común de nuestros fieles y de todo el país hemos celebrado en templos vacíos, misas sin presencia de fieles», pero como Iglesias domésticas han celebrado en la intimidad de los hogares.

Mantener la fe

Pese a los momentos vividos por la crisis sanitaria, los obispos instan al pueblo a mantener la fe en Dios y la esperanza en que la crisis será superada e invitan a elevar oraciones por los enfermos, fallecidos y familias afectadas por el virus.

A su vez, instan a que una vez superada la pandemia, el amor sea expresado en obras, en acciones de justicia social y laboral, en mayores inversiones para reforzar los sistemas de salud, en la construcción de una economía en la que prevalezca sobre todo el bien común de la humanidad.

«Ciertamente que se incrementa la pobreza, el desempleo empeora la economía de las familias, debemos asumir ese reto como sociedad, deben suceder los cambios necesarios y no son suficientes las soluciones técnicas, económicas, científicas etc», dicen los obispos.

Y agregan:»No sirven para resolver el problema los discursos políticos vacíos de responsabilidad y contenido, es necesario recuperar el rumbo de la vida humana, devolverle su dignidad, su inviolabilidad, desde su concepción hasta su extinción natural; es necesario seguir el camino del amor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X