“No estamos en una normalidad en Nicaragua, sigue viviendo un estado de excepción”, dice comisionado de la CIDH, Joel Hernández

“No estamos en una normalidad en Nicaragua, sigue viviendo un estado de excepción”, dice comisionado de la CIDH, Joel Hernández

Un año después, en Nicaragua continúa la represión a la libertad de asociación y manifestación pública, aseguró este lunes en Ginebra, el vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Joel Hernández, en una actividad previa al 42 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Cinco nicas obtuvieron el asilo en España
En propuesta de resolución, PE insta investigar y enjuiciar a violadores de DD.HH
CIDH se suma al llamado de la OEA al régimen para la liberación de los presos políticos

Las afirmaciones del comisionado de la CIDH coincidió con la situación de acoso e intimidación por parte de la Policía del régimen que incrementó el despliegue policial, en varios puntos de la capital como la Universidad Centroamericana (UCA), la Catedral de Managua y varias vías de la ciudad.

Igualmente detuvo y golpeó a la dirigente de Ciudadanos por la Libertad (C xL), del Distrito Tres de Managua, Milagro Raquel González y asedió a la casa de Ivania Álvarez, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco y contra un equipo periodístico del Canal 10 de televisión.

Esta situación le dio mayor validez a las palabras del comisionado de la CIDH cuando dijo “no estamos en una normalidad en Nicaragua, sigue viviendo un estado de excepción”.

Y “estamos muy lejos que las heridas puedan empezar a cicatrizar”.

“Combatir la impunidad y fortalecer la rendición de cuentas: violaciones de los DDHH en Nicaragua”, fue el panel promovido por la organización Raza e Igualdad en el participaron también los excarcelados políticos Lucía Pineda, Edwin Carcache y Victoria Obando, quienes habían expuesto la realidad que aún viven ellos así como los nicaragüenses en general desde abril de 2018.

“Si el Estado de Nicaragua tiene voluntad de poder avanzar en esta crisis una primera acción sería la de responder al ofrecimiento del Relator Especial (de la ONU, Clement Voule) para visitar Nicaragua”, dijo Hernández.

Momentos antes, el Relator había hablado de la negativa del régimen de responder a las insistentes solicitudes para viajar a Nicaragua.
Hernández calificó de “desolador” el silencio del régimen.

“Lo que vemos un año después es la tendencia de las autoridades a volver a una supuesta normalidad (…) pareciera ser en esta negación de Nicaragua de reconocer la crisis y la imagen que se quiere transmitir es que la crisis fue superada”, expresó Hernández.

Tras mencionar que para ello el régimen aprobó a través de la Asamblea Nacional leyes “adoptadas al vapor” como la de Cultura de diálogo, de Atención a las víctimas y la de Amnistía, y con la ausencia total de las víctimas, con lo que “desconoce e ignora que en Nicaragua ocurrieron 325 homicidios”.


COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0