“Mi hijo está en peligro”, el desesperado pedido de ayuda de la madre de un preso político recapturado por la Policía del régimen

Margine Blandón, madre de Jaime Navarrete, denunció ante el Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua (MESENI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el riesgo que corre en las cárceles de Máxima Seguridad del régimen, adonde fue enviado luego de ser recapturado por policías orteguistas.

Oficializan la suspensión de la censura eclesiástica a sacerdote Ernesto Cardenal
Policía del régimen no libera a exmilitar detenido en inmediaciones de Metrocentro
Coalición Universitaria: no hay condiciones para volver a mesa de negociación

Blandón aseguró que Navarrete está golpeado a causa de la paliza que le propinaron el pasado 24 de julio, cuando policías y hombres de civil que se movilizaban en motocicletas le propinaron una paliza antes de llevárselo secuestrado.

Actualmente Navarrete padece problemas respiratorios, no puede comer, tampoco caminar porque tiene fracturada la rodilla derecha. Blandón demanda que sea atendido por un especialista.

La CIDH llamó al Estado a proporcionar información sobre la salud y condiciones de encierro de Navarrete. Blandón relató al MESENI que su hijo permaneció 366 días en La Modelo, En el Infiernillo y luego en Máxima Seguridad, y fue liberado bajo la llamada Ley de Amnistía en junio pasado, pero a partir de ese día la Policía no dejó de asediarlo.

“Los policía comenzaron a estar frente a su casa asediándolo, no lo dejaron en paz ni de día ni de noche hasta que se lo llevaron (…), después de patearlo salvajemente, le fracturaron la nariz, tres costillas”, narró Blandón al MESENI.

La mujer señaló que en la cárcel su hijo permanece aislado y los funcionarios del penal “lo están hostigando, lo están maltratando (…) lo están acabando con palabras. Él necesita ayuda porque no puede comer, no puede respirar no puede dormir”.

Liberación de presos políticos uno de los objetivos del paro nacional
La liberación de más de 120 presos políticos es una de las principales demandas que hacen diferentes movimientos sociales que promueven un paro nacional de 72 horas, que empezó este jueves, cuando entregaron una carta en las instalaciones del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), para hacer una solicitud formal a la empresa privada para que se sumaran al paro nacional, tal y como lo solicitaron el pasado 8 de agosto.

”El pueblo está consciente de que esta es una de las pocas medidas que tenemos de manera pacífica para hacer presión al régimen”, aseguró Nelly Marily Roque, una de las personas que entregaron la carta. Roque indicó que esperan una respuesta de manera formal y clara del COSEP e insistió en que siempre el que ha perdido es el que tiene menos.



COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com