“Me pusieron el fusil en la boca y me decían que me iban a matar”, denuncia expreso político


El expreso político Óscar Danilo Rosales fue uno de los retenidos por la Policía del régimen tras el desalojo violento efectuado este martes en el Centro comercial Metrocentro, mientras un grupo de personas realizó un piquete de protesta, ante el impedimento de marcha por el fuerte despliegue policial.

La causa según dijo fue porque uno de los participantes de la protesta ignoró la amenaza de uno de los policías que les dijo que “si hacíamos bulla nos iban a llevar detenidos”. Pero un muchacho gritó “¡Viva Nicaragua libre!”

La Policía los sacó violentamente y ya en la calle a Rosales lo lanzaron a la tina de una patrulla policial y los policías antimotines lo empezaron a golpear.

Luego lo trasladaron al sector del Estadio donde según relató en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), ya esposado los policías lo arrastraron entre 15 a 25 metros y mientras lo arrastraban lo golpeaban a punta pies.

Posteriormente “me pusieron el fusil en la boca y me decían que me iban a matar”, denunció Rosales en la CPDH donde mostró las huellas de la golpiza propinada en todo el cuerpo.

Rosales fue uno de los que el régimen sacó de la cárcel bajo la llamada Ley de Amnistía y fue uno de los acusados junto al integrante de la Alianza Cívica Edwin Carcache. Y este martes participaba en la protesta para demandar la libertad total de todos los presos políticos. Tras la golpiza propinada por la Policía, Rosales expresó su temor por la seguridad.

La abogada de la CPDH, Carla Sequeira destacó que el hecho denunciado por Rosales demuestra la violación a los derechos y garantías de los ciudadanos por parte del régimen.

CPDH condena excesivo despliegue policial  

Sequeira también dio a conocer un comunicado de la CPDH a través del cual condenó el excesivo despliegue de fuerzas por la capital para impedir que la población ejerciera su derecho de movilización en respaldo a los presos políticos.

Visitantes del Centro Comercial Metrocentro en Managua fueron obligados a huir por un fuerte despliegue de la Policía.

 Y destaca que los artículos 53 y 54 de la Constitución Política de Nicaragua reconocen el derecho de reunión pacífica y de manifestación y concentración, respectivamente.

El presidente de la Asociación Nicaragua Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva Sánchez, a través de las redes sociales, expresó su preocupación por las violaciones de derechos humanos registrados en las últimas horas contra la población y periodistas, así como el hecho que el derecho a la propiedad fue violentada al ingresar la Policía sin permiso al centro comercial para capturar a personas que ejercían su derecho a la manifestación.

Además, denunció que más de 28 ciudadanos fueron sitiados en su domicilio para evitar que ejercieran sus derechos.

Nueva oleada represiva

Por su parte el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más a través de un pronunciamiento condenó el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza policial contra activistas sociales, periodistas y población en general. Y con su extremado despliegue “sitió distintas partes del país para impedir la libre circulación”.

“Esta nueva oleada represiva transgrede el derecho a la manifestación pacífica, a la libertad de expresión y prensa, derecho a la integridad personal, libertad individual, el derecho a informar y ser informado e inviolabilidad del domicilio”, señala ese Colectivo que a su vez alerta a la comunidad nacional e internacional y ponen en conocimiento a instituciones multilaterales tanto de la Organización de Estados Americanos (OEA),  como de Naciones Unidas ls graves violaciones a los derechos humanos que continúan cometiéndose en Nicaragua.

“Con mayor gravedad y urgencia solicitamos al Consejo de Derechos Humanos la renovación del mandato de la ACNUDH para monitorear las graves violaciones a los derechos humanos que comete el régimen dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua”, señala el Colectivo.

    Leave Your Comment Here