La migración forzada de nicaragüenses tiene raíces en la grave crisis de derechos humanos que atraviesa Nicaragua tras la represión estatal a las protestas iniciadas en abril del 2018, indica informe de la CIDH

La migración forzada de nicaragüenses tiene raíces en la grave crisis de derechos humanos que atraviesa Nicaragua tras la represión estatal a las protestas iniciadas en abril del 2018, indica informe de la CIDH

El periodista Gerald Chávez partió al exilio a Costa Rica el 30 de diciembre de 2018, forzado por el asedio y las amenazas de las cuales era víctima

Miguel Mora “es periodista no terrorista”, dice eurodiputado que demanda al régimen casa por cárcel a su favor
Ejército de Nicaragua responde a informe de organizaciones defensoras de derechos humanos con descalificaciones y aseveraciones falsas
Denuncian golpiza de varios presos políticos sin que familiares conozcan su paradero
El periodista Gerald Chávez partió al exilio a Costa Rica el 30 de diciembre de 2018, forzado por el asedio y las amenazas de las cuales era víctima por parte de fanáticos orteguistas, por el simple hecho de ejercer su labor. Diez meses después las amenazas continúan por la misma causa. Chávez dice que al igual que muchos nicaragüenses exiliados en ese país vive en incertidumbre, no descarta regresar al país aunque sabe que en Nicaragua no existen garantías de seguridad, pero en Costa Rica, ante la falta de posibilidades de laborar, sobreviven de la poca solidaridad de nicaragüenses que migraron hace años a ese país y “comparten lo poco que tienen”. En su Informe “Migración Forzada de Personas Nicaragüenses a Costa Rica” la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), refiere que hasta mayo de 2019, más de 70,000 personas se han visto forzadas a huir de Nicaragua, de las cuales 55,500 personas “habían manifestado necesitar protección internacional en Costa Rica”. Y de estas cerca de 52,000 ingresaron entre enero a septiembre de 2018 y se quedaron en el vecino del sur, de los cuales 13,697 formalizaron su solicitud de asilo. La CIDH observó que en los meses de junio, julio y agosto, fue cuando Costa Rica recibió un mayor número de solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiados; meses que coinciden con la implementación de la llamada “Operación Limpieza”.

Sectores más perseguidos

Los estudiantes que participaron en las manifestaciones y protestas, defensores de derechos humanos, líderes de movimientos sociales, campesinos, personas que apoyaron a quienes participaron en las protestas a través de la provisión de alimentos, casas de seguridad y medicinas médicos, periodistas, ex militares y ex policías que se negaron a participar en actos represivos ordenados por el régimen destacan entre los sectores que fueron forzados al exilio. “La migración forzada de personas nicaragüenses, tanto interna como internacional, representa un cuadro de graves violaciones de derechos humanos”, contra la población civil”, expresa la CIDH en su informe, que estima que la migración tiene raíces en la grave crisis de derechos humanos que atraviesa Nicaragua desde la represión estatal a las protestas que inició el 18 de abril de 2018 y que ha cobrado la vida de 328 personas y unas 700 detenidas y enjuiciadas También identificó los principales actores responsables de la persecución y el desplazamiento forzado de personas nicaragüenses: grupos parapoliciales, Policía Nacional y grupos de vigilancia y control, como los Consejos de Poder Ciudadano (CPC). Los testimonios recabados evidenciaron también que la mayoría de las personas nicaragüenses se desplazaron internamente antes de salir de su país, dejando sus hogares y resguardándose en casas de seguridad, amigos o familiares. Con la publicación del Informe, la CIDH reconoce el importante rol del Estado costarricense en favor de la protección de los derechos humanos de la población nicaragüense tras los hechos de represión violenta de las protestas en Nicaragua, así como las acciones que ha impulsado en el marco de la OEA para tal fin. El informe destaca como desafío pendiente para el goce efectivo de los derechos humanos de los exiliados nicaragüenses el costo significativo de acceder al procedimiento de asilo mediante el sistema de llamadas para quienes requieren protección; la larga duración de los procedimientos, que pueden extenderse hasta un año y medio sin recibir una respuesta a la solicitud; la falta de mayor información relativa a sus derechos y al procedimiento de asilo; la falta de asesoría y representación jurídica; y el rechazo en frontera de algunas personas nicaragüenses, sin analizar las necesidades de protección internacional o situaciones de vulnerabilidad.

Que cese persecución

Entre las recomendaciones efectuadas están al Estado nicaragüense que cese la persecución que genera desplazamiento forzado; respetar los derechos a salir de territorio nicaragüense y buscar y recibir asilo, y brindar asistencia humanitaria a personas desplazadas. Igualmente al Estado de Costa Rica, instó a garantizar los derechos de las personas nicaragüenses en su territorio, tales como el derecho a la no discriminación y los derechos económicos, sociales y culturales. “En el contexto que desarrolla este informe, es crucial tener presente que el rol de los Estados de origen, tránsito y destino es mitigar los efectos generadores de desplazamiento forzado, tanto para garantizar los derechos de las personas durante y después de los movimientos migratorios, como para brindar la protección debida, acceso a documentos y a servicios que permitan su rápida inclusión social”, explicó el comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, Relator sobre los Derechos de los Migrantes y Personas Desplazadas. Por su parte la comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua, apuntó: “La situación que enfrenta Nicaragua hoy en día –y que ha sido de especial atención para la CIDH y la comunidad internacional– obliga a otros Estados a brindar una respuesta fundada en los principios de responsabilidad compartida y solidaridad, mediante la adopción de medidas que permitan que Costa Rica cuente con las medidas para proveer la protección que requieren aquellas personas nicaragüenses que se desplazan de manera forzada”. Por su parte, el comisionado Joel Hernández García, Relator para Costa Rica de la CIDH, señaló: “La CIDH urge a que continúen los esfuerzos de protección internacional brindados a todas las personas migrantes y refugiadas que buscan su territorio huyendo de crisis, inseguridad y violencia, a través de respuestas integrales y coordinadas, en particular, la personas desplazadas en virtud de la situación presente en Nicaragua”.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com