Grupo armado que incursionó a comunidad de Alal en territorio Mayangna abrió fuego contra los comunitarios y quemó 16 viviendas denuncia Gobierno comunal


Los líderes comunales identifican como resultado de la agresión de los colonos a dos personas asesinadas, tres heridas, ocho desaparecidas y todos los animales muertos. En un inicio se habló de seis personas asesinadas.-
De acuerdo a la versión escrita las primeras víctimas del ataque realizaban labores de pesca en el río Casca, cuando unos ochenta hombres fuertemente armados les dispararon. Allí fue asesinado Centeno Indalecio y Marconi Jarquín quienes todavía lograron alertar al resto de la comunidad sobre la presencia del grupo armado.

Esto permitió que mujeres, niños y ancianos huyeran del lugar, pero los hombres optaron por quedarse para resguardar sus casas, destaca el relato de los hechos ocurridos en Alal por el Gobierno comunal. Poco tiempo después fueron atacados.

El grupo armado abrió fuego en contra de los indígenas que permanecían en el lugar, quemó 16 viviendas, entre la que incluyen la Casa Pastoral. En el segundo ataque fue asesinado Juan Emilio David Gutiérrez y herido Will Fernández, quien recibió un impacto de bala en la cabeza.

Y entre los desaparecidos están miembros del Gobierno comunal y guardabosques de la comunidad quienes responden a los nombres de Navarro Miguel, miembro de los Príncipes de Paz, su hermano Efraín Miguel Valle, su cuñado Victor Díaz, y su primo Martian Miguel Dixon, así como Navarro Miguel Valle, Juez comunal, Tránsito Mesa Bruno, síndico comunal junto a su primo Carlos Bruno, y Econías Miguel Barcio.

Piden apoyo

Aunque desde la tarde de este jueves hay presencia policial en Alal para investigar los hechos, los comunitarios demandan justicia y solicitan apoyo de los organismos de derechos humanos.

Desde su página en Facebook Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan) condenó los hechos de violencia contra la comunidad de Alal en territorio Mayangna y recordó que “la vida, la paz y la seguridad de las comunidades indígenas deben estar garantizadas por las autoridades nicaragüenses”.

    Leave Your Comment Here