Es imperativo que en una sociedad no existan acciones de represión y persecución, mensaje de los obispos a los nicaragüenses


1 mayo, 2019

Un mensaje en el que ahonda la realidad actual de Nicaragua y establece las pautas de lo que debería ser la nación, dirigió a la población la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), la mañana de este Primero de Mayo, Día Internacional de los trabajadores.

“Constatamos con dolor como continúa el sufrimiento de la familia nicaragüense”, señala la CEN en un mensaje con motivo de la Pascua de Resurrección. Y para lo cual considera la libertad de prensa y expresión, “un requisito fundamental para construir un orden democrático en Nicaragua, un estado moderno y pluralista”.

En el mismo, plantea que “en este momento de crisis, los nicaragüenses estamos llamados a establecer acuerdos en materia de justicia que sean duraderos”. Al tiempo que apoyan “toda iniciativa de diálogo que se haga con buena voluntad”.

“Estos acuerdos han de estar cargados de un profundo sentido ético y moral”, expresa la CEN, pero que además refiere revelen la historia de la tragedia y el dolor, que no haya impunidad de los culpables, la reparación y reinserción de las víctimas y sus familiares junto a la garantia de no repetición.

El mensaje de la CEN enumera una serie de hechos que preocupa a los nicaragüenses entre los que menciona: los presos políticos, la falta de respeto a los derechos constitucionales, los exiliados, los refugiados, los asilados, la pobreza, el desempleo, las inseguridades.

Así como el conflicto de tierras como consecuencia del desplazamiento de familias de occidente a la costa Caribe, “que sin la presencia del Dios que ha puesto su tienda entre nosotros no tenemos futuro”.

La CEN exhorta a los nicaragüenses a edificar una sociedad “donde la paz sea perdurable, justa y coherente con los intereses de todos” y que no sea “objeto de arreglos coyunturales (…) para no repetir una historia de sufrimiento, muerte, dolor y agonía”.

Los obispos de Nicaragua abogan por un país donde el Estado esté al servicio de la persona humana y su dignidad, donde toda persona pueda ejercer sus derechos y libertades públicas fundamentales al amparo de la Constitución Política, las leyes y tratados internacionales .

“Es entonces imperativo que en una sociedad no existan acciones de represión y persecución, propiciando antes bien un clima de irrestricta libertad y confianza”, expresan los obispos.

También instan a trabajar para alcanzar una política con principios éticos y al servicio del bien común. Y a no olvidar “que el respeto de una democracia debe inspirar en la idea de fortalecer las instituciones y los principios que fundamentan el estado de derecho: supremacía de la ley, división de poderes y respeto a los derechos humanos”.

Esto implica, expresa la CEN, “que las estructuras del gobierno no sean un poder arbitrario, ni la oportunidad para la reparticion de cargos, prebendas y privilegios”.

“Por ninguna razón un solo poder del Estado no puede prevalecer sobre los demás”, apuntan los obispos.

En esto especifican debe haber una renovación del Poder Electoral de acuerdo a las normas establecidas, para que sea confiable e independiente, “de lo contrario no se darán elecciones libres. El pueblo es el verdadero soberano”.

También hace hincapié la CEN en la administración de justicia que debe ser “absolutamente independiente, imparcial, profesional”, al margen de los designios políticos, partidarios e ideológicos, pues “sin una justicia independiente no hay libertad”.

Y para lo cual la libertad de prensa y expresión lo considera “un requisito fundamental para construir un orden democrático en Nicaragua, un estado moderno y pluralista”.

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *