El sancionado Bancorp ha urgido a sus clientes morosos el pago directo y en efectivo de la deuda


Esto ocurre mientras la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro, de Estados Unidos dio a conocer que este miércoles entra en vigencia la orden ejecutiva 13851, publicado el 27 de noviembre de 2018 “Bloqueo de la propiedad de ciertas personas que contribuyen a la situación en Nicaragua”, con la publicación en el Registro Federal y que este martes se conoció su reglamentación.

El Bancorp fue sancionado por Estados Unidos junto a once funcionarios del régimen, por violación a los derechos humanos.

Según un auditor Bancario, que prefiere omitir su nombre para evitar represalias, la falta de respuesta de la Siboif a la solicitud del Bancorp dejó el camino libre para que la institución emprenda su proceso de liquidación.

Bancorp ha enviado cartas a sus clientes para comunicarles “con fundamento en los contratos”, el banco ha decidido “el vencimiento anticipado del plazo de las líneas de crédito”.

El auditor bancario coincide con el abogado y ex-diputado opositor Eliseo Núñez, en que los contratos de financiamientos establecen diversas circunstancias en las que los bancos tienen el derecho de ejercer el vencimiento anticipado del plazo de los créditos.

Este anticipo se puede declarar según Núñez, por decisión de la institución, porque según las leyes y normativas el cliente se encuentre en una situación legal o financiera que ponga en duda su capacidad de pago, o cuando el banco es liquidado y no se traslada la cartera de crédito a un tercero.

Según información obtenida por este medio, a raíz de las sanciones aplicadas por Estados Unidos algunos clientes optaron por cortar relaciones con la entidad para evitar las repercusiones que estas podrían provocarles.

En otros casos, los efectos de la crisis han impedido que cumplan con sus obligaciones crediticias.

En ambos casos, el banco ha utilizado el estado de mora en que han caído los clientes, para declarar el vencimiento anticipado de las líneas de crédito y exige el pago inmediato y en efectivo de las deudas, bajo amenaza de acciones judiciales. Además, se está negando a recibir las garantías como medio de pago.

Documentos en poder de este medio confirman que algunos clientes han sido citados en la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos (Dirac) de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en busca de mediación.

Aunque los especialistas reconocen que el banco está en su derecho de declarar el vencimiento adelantado de los plazos, consideran que en este caso, por la solicitud de disolución adelantada que realizó el banco al recibir las sanciones de Estados Unidos, la Siboif debió establecer el mecanismo de recuperación de la cartera de crédito, para evitar que los clientes sean expuestos al riesgo de contagio que podría orillarlos a ser acusados de lavado de dinero.

En parte del artículo 15, de la Ley General de Bancos establece que “la disolución voluntaria anticipada de un banco autorizado para funcionar conforme a esta Ley, requerirá la previa autorización del Superintendente de Bancos y la respectiva liquidación se efectuará de acuerdo con lo que para ese efecto se dispone en la presente Ley para la liquidación forzosa, en todo lo que sea aplicable”.

“Riesgo de contagio”

“A cualquier persona que tenga que ir a pagar a una institución que está sancionada internacionalmente, independientemente de que lo haga en efectivo, le queda la duda de que si puede ser incluido en listas por hacer negocio con una entidad sancionada o si está cometiendo un delito”, explica el auditor bancario.

El especialista añade, que en finanzas esto se conoce como “riesgo de contagio” y la Soboif tiene parte de responsabilidad, por no anunciar al público cuál es el procedimiento adecuado en este caso.

Ante la carencia de este mecanismo legal, el especialista aconseja a los afectados dejar que el proceso de cobro llegue hasta los juzgados para que sea un funcionario judicial quien establezca el mecanismo correcto para realizar la transacción.

Otra opción, según el auditor, es abocarse a la Siboif o incluso a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), para que le orienten sobre el procedimiento adecuado para resolver su situación crediticia si exponerse al riesgo de contagio derivado de la sanción.

Por su parte, Núñez considera que la institución debió trasladar la cartera de crédito a otra entidad para que realizara el proceso de recuperación de los recursos.

    Leave Your Comment Here