Comisionada de la CIDH, Antonia Urrejola: en Nicaragua “persiste la instalación de facto de un estado de excepción”

Comisionada de la CIDH, Antonia Urrejola: en Nicaragua “persiste la instalación de facto de un estado de excepción”

Aunque la representación del régimen pretendió negar los señalamientos de que existe represión estatal, los informes de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet y la relatora para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Antonia Urrejola, demostraron que en el país han continuado las violaciones de derechos humanos.

Sesión extraordinaria en Consejo Permanente de OEA conocerá situación estado de democracia en Nicaragua
La nacionalidad de Mauricio Funes está basada en un proceso irregular de asilo político otorgado por el régimen Ortega Murillo, explica jurista
Crisis de Nicaragua y Venezuela entre mayores preocupaciones para las Américas

Ambas presentaron un informe de lo que ocurre en Nicaragua durante el 42 período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Urrejola fue invitada por Bachelet.

“El espacio cívico en Nicaragua se ha visto reducido significativamente hasta el día de hoy, la libertad de expresión ha sido restringida”, expresó Bachelet.

Urrejola sostuvo por su parte que en Nicaragua “persiste la instalación de facto de un estado de excepción, que mantiene suspendidas o seriamente limitadas las libertades públicas”.

Tras señalar Urrejola que “la crisis de derechos humanos en Nicaragua continúa al día de hoy, la situación interna no se ha normalizado”.

En tanto Bachelet, cuyo informe ya se había adelantado manifestó que las recomendaciones presentadas en el mismo, deberían ser implementadas en un probable diálogo en el país, el cual debe ser incluyente, transparente y basado en derechos humanos.

“A más de un año de iniciada la crisis la cotidianidad de las y los nicaragüenses sigue caracterizada por la persistencia de las detenciones arbitrarias, la prohibición de la protesta social, el hostigamiento a las celebraciones religiosas y las amenazas contra algunos líderes de la iglesia católica, juicios contra opositores sin el debido proceso y en general la imposición de un estado policial”, describió Urrejola.

Mencionó la relatora de la CIDH que cualquier voz disidente u opositora al régimen es hostigada, perseguida o atacada en Nicaragua, ya sea por la Policía o por sus fuerzas partidarias.

También mencionó que aún recientemente han conocido de un caso que podría considerarse desaparición forzada.

Defensores estigmatizados

Urrejola defendió insistentemente su idea de que la crisis de derechos humanos continúa, por ejemplo dijo, que los defensores de derechos humanos desarrollan su labor bajo un contexto creciente adverso, donde son estigmatizados, criminalizados y perseguidos.

Tanto Bachelet como Urrejola destacaron, que nueve Organizaciones No Gubernamentales siguen sin que les restituyan sus personerías jurídicas, ni les devuelvan sus bienes.

Además menciona Urrejola como alarmante, la violencia que se vive en el interior del país que incluye asesinatos de personas identificadas como opositoras al régimen y sobre los exiliados dijo no existen las condiciones mínimas de seguridad para su retorno.

Bachelet por su parte indicó que tiene información corroborada de que al menos tres de las víctimas de esos crímenes participaron en protesta, por lo que instó a una investigación.

Rechaza informe

El representante de la delegación de Nicaragua, Valdrack Jaenski, no solo rechazó la resolución de marzo pasado emitido por el Consejo sino que el informe presentado por Bachelet, pues alegó que la información del mismo la obtuvo a través de fuentes “con criterios parcializados”.

Esto permitió a Bachelet a insistir en que se le permita a su oficina ingresar a Nicaragua.

El delegado del régimen alegó que la presencia pública de la Policía obedece al cumplimiento de su misión, lo que hace que el país sea el más seguro de la región. No hay patrón de detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas o tratos crueles, ni periodistas que hayan sido encarcelados.

En esa sesión estuvieron presentes excarcelados políticos, entre ellos la periodista Lucía Pineda apresada el 21 de diciembre del 2018 y liberada en junio de 2019.

Momentos antes Pineda le había preguntado a Jaenski de forma insistente que cuándo el régimen devolverá los bienes y equipos a 100 % Noticias y a Confidencial, pero no respondió.


COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com