Clima también agobia a nicaragüenses

Clima también agobia a nicaragüenses

El bochorno es insoportable y la aridez es total en la comunidad El Borbollón. El río Santa Isabel ha perdido su caudal, según sus habitantes en un 90 por ciento el que esperan pueda recuperar un poco, con la llegada del invierno.

Jueces en reunión de emergencia
CIDH señala falta de voluntad del régimen para garantizar derechos a los nicaragüenses
La Loba, entre los 89 presos políticos que el régimen mantiene en prisión
A tan solo 62 kilómetros de Managua el impacto del clima se hace sentir entre los habitantes de El Borbollón – Fotografía: Manuel Esquivel/Obrera de la Tecla

El bochorno es insoportable y la aridez es total en la comunidad El Borbollón. El río Santa Isabel ha perdido su caudal, según sus habitantes en un 90 por ciento el que esperan pueda recuperar un poco, con la llegada del invierno.

Esa comunidad está ubicada a la altura del kilómetro 62, carretera Managua-El Rama y sus pobladores enfrentan el temor de quedar sin agua, porque cada año crece el sedimento que descargan los arroceros en Malacatoya.

Edell Castellón, de 56 años, vecino del lugar dice que hace unos diez años todo era diferente, incluso el terreno era fangoso ahora la tierra está cuarteada, los dueños de animales enfrentan problemas para darles de beber y tienen el temor de que en un futuro se quedarán sin agua.

Fotografía: Manuel Esquivel
/Obrera de la Tecla

Esa comunidad es parte del llamado corredor seco existente en el país y esas zonas difícilmente van a servir para sembrar, pues mientras no haya suficiente humedad en el suelo no hay condiciones para ello, explica Abdel García, experto en cambio climático, del Centro Humboldt.

“Nosotros hemos notado y hemos llamado la atención en el centro Humboldt sobre la necesidad de estudiar a profundidad lo que nosotros llamamos corredor seco, a la luz de la intensidad, de diferentes fenómenos que inciden en la formación o creación de lluvias”, explicó García.

El especialista invitó a estudiosos del tema a agrupar la mayor cantidad de datos posibles para realizar análisis sobre el particular, porque dijo, tienen la hipótesis que el corredor seco “se expande en función de la intensidad del fenómeno, son generadores de lluvia, o sea si el Niño es muy fuerte, zonas aunque no sea corredor seco, algunas zonas que no son del corredor seco sufren las mismas consecuencias”.

Temperaturas disparadas

García recordó que actualmente hay mayor registro de temperaturas, que indican que hay más horas cálidas que las horas frescas, sobre todo de la madrugada.

“Lo que hemos observado en los termómetros es que se mantienen los mismos rangos que no son tan oscilante, las variaciones de mínimas son de dos (a) tres grados, de 23, 24, 25, o sea que las temperaturas altas que son las de la tarde más calurosas están oscilando entre 35, 40, (grados centígrados), son las temperaturas altas las que están bastante disparado.”, explicó García.

A su vez, explicó, que las altas temperaturas son casi a nivel nacional, lo que indica que las altas temperaturas exasperan a los habitantes de la ciudad como del campo,  pues hay registros  de temperaturas máximas de 35 grados a 40 grados centígrado experimentados en la zona seca, como “las estamos viendo en Mulukukú, Siuna, hasta Bosawás (donde) tuvimos registros de 40 grados, en días pasados”.

Fotografía: Manuel Esquivel
/Obrera de la Tecla

Y aunque dijo García, estamos dentro de los meses más cálidos, “sentimos realmente la sensación térmica , todos nosotros que la temperatura está bastante disparada en término de temperaturas máximas que son las de la tarde”. Y cuando hay una mayor sensación de calor es cuando hay menos circulación de vientos.

Invierno empezará tarde

Por otra parte García, explicó que está previsto según los pronóstico, que el invierno “entre un poquito tarde”, en la tercera decena de mayo y primera decena de junio para todas las regiones del país.  

Y estiman que algunas regiones del país en los primeros tres meses de lluvia podrían precipitarse hasta 600 milímetros a 800, milímetros de agua, en el pacífico, en el centro hasta algunas zonas  secas; mientras  en el Caribe se prevé entre 1000 milímetros y 1200 milímetros de agua.

En términos de agua como consideran para agricultura: aunque el pronóstico sobre el acumulado.

Fotografía: Manuel Esquivel
/Obrera de la Tecla

No obstante, aclaró el especialista, la agricultura no está determinada por acumulados de lluvia, sino por frecuencia de lluvia. “Es decir pueden caer estos milímetros en tres meses, podrían caer en 60 días o en menos de 30 días por eso la frecuencia es lo importante”.

Y la agricultura “lo que necesita es certeza en cuanto al inicio de temporada de lluvia cuando se establece el invierno”. Por lo que esperan que hayan acumulados de lluvia, por lo menos de unos seis milímetros en la última decena para que haya condiciones de humedad y que pueda favorecer la agricultura.

También incide el comportamiento de la canícula en julio “porque si bien es cierta a la agricultura en un inicio lo que importa es la humedad para la siembra, para que broten las plantas y puedan desarrollarse, hacia finales del crecimiento de esas plantas se encuentran con la canícula cuando está en maduración los frutos. Allí hay que tener también buena frecuencia de lluvias”.


COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0