Ahora Portada

CIDH solicita medidas provisionales para integrantes del CENIDH y CPDH por considerar que están en riesgo


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), adoptar medidas provisionales a favor de los integrantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), por considerar que están «en una situación de extrema gravedad y urgencia de daños irreparables en Nicaragua».

Ambas organizaciones mantienen medidas cautelares por parte de la CIDH. El CENIDH desde el 2008 y la CPDH desde el 2018, pero sus integrantes han continuado en una situación de riesgo que se ha incrementado en el contexto actual de crisis de derechos humanos.

En sus alegatos, ambas organizaciones mencionan campañas públicas de desprestigio y estigmatización a través de medios de comunicación abierta y redes sociales, llamando a actos de violencia en su contra, o bien para atribuirles la comisión de delitos, generar rechazo y odio de la población, así como constantes seguimientos de parte de la Policía y personas afines no identificadas.

Igualmente señalan presencia policial cerca de los centros de labores, e incluso dentro de los centros de labores e impedimentos para que puedan realizar sus labores en lugares públicos como juzgados, centros policiales o centros penitenciarios, o negándose a recibir escritos o comunicaciones.

Los integrantes del CENIDH y la CPDH enfrentan además hostigamientos continuos a través de acciones directas del Estado o personas afines en contra de su organización, con la intención de generar un amedrentamiento permanente, con el que pretende generar un contexto adverso para las labores de defensa de los derechos humanos.

«Según lo sustentó la Comisión, los constantes amedrentamientos de ser privados de la libertad así como el retiro de la personería jurídica de la organización CENIDH, constituyen serios indicios de una actuación deliberada para de lograr una desarticulación de tales organizaciones y cerrar espacios de denuncia», señala la CIDH.

Por tanto, los integrantes del CENIDH realizan sus labores en condiciones de “clandestinidad”, indica la CIDH.

Mientras la CPDH, que continúa formalmente activa, habría recibido ya al menos cinco llamadas anónimas con amenazas sobre ocupación de sus instalaciones. No descartan que pueda perder la personería jurídica igual que otras nueve organizaciones no gubernamentales, entre ellas el CENIDH.

En su solicitud de medidas provisionales, la Comisión solicitó a la Corte Interamericana adoptar inmediatamente las medidas de protección requeridas para salvaguardar los derechos de integrantes del CENIDH y de la CPDH y asegurar la continuidad de sus labores en defensa de los derechos humanos, sin ser objeto de hostigamientos, amenazas o agresiones.

Por tanto, plantea requerir al Estado de Nicaragua que garantice que las medidas de protección no sean brindadas por los funcionarios de seguridad que, según los beneficiarios, estarían involucrados en los eventos de riesgo denunciados.

Y que sean adoptadas otras medidas, en consulta con las personas beneficiarias, «que permitan desde las más altas esferas del Gobierno, reducir los efectos de la estigmatización pública del trabajo realizado por los miembros del CENIDH y la CPDH, legitimando su trabajo en defensa de los derechos humanos», expresa la CIDH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X