CIDH lamenta imposición de “un estado policial” en Nicaragua


A un año de iniciadas las protestas sociales en Nicaragua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), lamenta que, a un año de iniciada la crisis, en Nicaragua se mantenga la imposición de un estado policial y de grave deterioro institucional.

A su vez, “persiste la represión estatal y una estrategia dirigida a acallar las voces disidentes. Asimismo, las graves violaciones a los derechos humanos documentadas por la Comisión permanecen impunes”, asegura la CIDH en un comunicado de prensa.

La CIDH urge al régimen cesar la represión, esclarecer la verdad sobre los hechos y garantizar el acceso a la justicia y una reparación integral a fin de evitar la repetición de las graves violaciones perpetradas.

Al tiempo que reitera su compromiso permanente con las víctimas de las violaciones a derechos humanos en Nicaragua, así como con sus familias. Asimismo.

“La respuesta violenta del Estado a las protestas sociales iniciadas el 18 de abril resultó en la muerte de 325 personas, entre ellas, 21 policías y 24 niñas, niños y adolescentes; y más de 2,000 heridas”, sostiene la CIDH.

Según cifras aportadas por la sociedad civil, 777 personas fueron detenidas y enjuiciadas, de las cuales, al menos 500 continúan privadas de libertad; 300 profesionales de la salud fueron despedidos; 144 estudiantes de la UNAN han sido expulsados; más de 70 periodistas y trabajadores de medios se vieron forzados al exilio.

De acuerdo con ACNUR, alrededor de 62,000 personas nicaragüenses han huido a países vecinos, de las cuales unas 55,000 habrían buscado refugio en Costa Rica.

La CIDH también reconoce el trabajo comprometido de los defensores de derechos humanos, las organizaciones de víctimas, así como los trabajadores de medios de comunicación y periodistas independientes que han logrado mantenerse en el país.

“Durante este tiempo ha sido admirable la perseverancia de las familias de las personas asesinadas en las protestas, de las familias de las personas que permanecen detenidas y de las organizaciones de la sociedad civil que las acompañan para la obtención de verdad, justicia y reparación. Su liderazgo y valentía constituyen el motor de nuestro acompañamiento”, señaló la Comisionada Esmeralda Arosemena, Presidenta de la Comisión.

Por su parte, la Comisionada Antonia Urrejola, Relatora para Nicaragua, señaló: “reiteramos nuestro compromiso para continuar acompañando sus demandas, y en este sentido, recordamos que cualquier solución a la crisis coherente con el derecho internacional de los derechos humanos debe colocar a las víctimas como su prioridad. Asimismo, en cualquier proceso de dialogo, es esencial que las voces de las víctimas y sus familiares sean escuchadas”.

El Comisionado Joel Hernández, Relator para las Personas Privadas de Libertad, añadió: “Demandamos la inmediata liberación de las personas encarceladas bajo un proceso ordenado, expedito, transparente y que otorgue certeza sobre su situación jurídica”.

Finalmente, la CIDH exhorta a Nicaragua a cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y en ese sentido reitera las recomendaciones emitidas en sus observaciones preliminares de su visita inicial a Nicaragua que fueron incluidas en su Informe de País.

Al respecto, el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, recordó que “la Comisión Interamericana está en la disposición para regresar al país y colaborar técnicamente con las autoridades en materia de derechos humanos. Para la CIDH siempre será prioritario estar en terreno al lado de las víctimas”.


    Leave Your Comment Here