CIDH alerta sobre posible cierre de la versión impresa del Diario LA PRENSA por presiones del régimen Ortega Murillo

CIDH alerta sobre posible cierre de la versión impresa del Diario LA PRENSA por presiones del régimen Ortega Murillo

Existe el riesgo de que el Diario LA PRENSA interrumpa la circulación en su versión impresa en Nicaragua, “debido a medidas de presión impuestas por el Estado de Nicaragua”, alertó el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la Relatoría para la Libertad de Expresión, a través de su cuenta de Twitter.

Paulo Abrao: El Estado de Nicaragua debe resguardar la seguridad de los manifestantes
Negociación “un primer paso positivo”, pero aún falta más
Régimen sigue sin aclarar situación jurídica de presos políticos excarcelados, dice OACNUDH
Fotografía: Manuel Esquivel

 “El cierre de LA PRENSA sería un hito en la censura a los medios de comunicación en Nicaragua, un diario que sobrevivió a la clausura de la dictadura de Somoza”, refiere la CIDH tras recordar que desde hace 56 semanas la Aduana le retiene a LA PRENSA el papel y la tinta que son importados.

 “La eventual desaparición del diario impreso sería el final de toda una era en Nicaragua, en la que quedó registrado un siglo de historia nacional, los cambios de época y las aspiraciones políticas de generaciones que lucharon y hasta murieron porque el país llegase a ser una democracia en la que se respetasen las leyes, el patrimonio nacional y el pensamiento y expresiones de los otros”, estima por su parte el académico Alfonso Malespín.

Guillermo Medrano, de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), recuerda que con el cierre de un medio de comunicación son violentados una serie de derechos humanos como la libertad de expresión, la libre empresa y el derecho al trabajo, pues son lanzados al desempleo sus trabajadores, incluidos los de las agencias y voceadores.

Posiblemente la suspensión de circulación en papel del suplemento satírico semana El Azote y la página digital del Diario Hoy, más el antecedente del cierre de El Nuevo Diario, pudo haber llevado a la CIDH a emitir la alerta, pues el editor jefe de LAPRENSA, Eduardo Enríquez, explica que han adoptado medidas para mantener la circulación del medio impreso, como bajar al máximo el número de páginas por edición “y que la devolución sea prácticamente cero”.

“Los lectores han apoyado esas medidas porque siguen comprando el Diario. Si la dictadura no permite la entrada de papel en algún momento se acabará el inventario y si eso sucede iremos a digital en 100 por ciento”, afirmó Enríquez, quien aseguró que “todavía hay papel, lo que pasa que ya no es papel periódico, es otro tipo de papel más caro y eso eleva los costos, pero es parte de los sacrificios que ha asumido la empresa para circular el mayor tiempo posible”.

Fotografía: Manuel Esquivel

No hay fecha exacta de una eventual última edición

Aunque Enríquez alegó que no conoce la fecha exacta para que ese papel con el cual cuentan en existencia se agote, pues es un tema del área de producción, a lo interno entre los trabajadores se aprecia la incertidumbre que esta situación les causa.

La CIDH advierte que, de llegar a cerrar ese rotativo tras 93 años de existencia, más de 200 trabajadores que aún laboran allí podrían quedar en el desempleo “y los ciudadanos perderían otra fuente de información”.

El MESENI y la Relatoría “exigen al Estado de Nicaragua dejar de hostigar a medios y levantar medidas indirectas que afectan la libertad de prensa, como control del papel”. 

 Pese a todo, Enríquez aseguró que seguirán librando la batalla, desde la parte digital.  “Pasar a digital significa fortalecer aún más nuestra presencia en esa plataforma. Ya lo estamos haciendo emitiendo podcasts y tomando medidas para trabajar más video. Hay planes, por ejemplo, para presentar las noticias y hasta El Azote en digital de manera más dinámica”, refirió Enríquez.

Fotografía: Manuel Esquivel

Ventajas y desventajas de plataformas digitales

Medrano observó como desventaja el hecho de que un medio como la PRENSA, deba recurrir a las plataformas digitales para publicar, debido a que podría llegar a contar con menor cantidad de lectores, pues Nicaragua no es un país que goza de gran conexión a internet. Según la Cámara Nicaragüense de Internet y Telecomunicaciones (CANITEL), Nicaragua apenas alcanza una conexión del 18.5 por ciento, dijo Medrano, aunque este observó como ventaja que la información podría llegar a otro tipo de audiencia.

Medrano es del criterio, que una de las ventanas que podría haber a esta crisis, sería que se cumplan con las resoluciones del Tribunal Tributario Administrativo y la Dirección de Aduanas cumpla con la entrega de materiales e insumos retenidos a LA PRENSA; pero no lo harán, expresó, porque es un mandato del régimen para clausurar los medios de comunicación independientes.


La otra salida que considera Medrano es que aumenten las suscripciones de LA PRENSA en las plataformas digitales, aunque reconoce que Nicaragua tiene pocas oportunidades en conexión a internet y LA PRENSA pueda seguir publicando a través de plataformas digitales.

Según Medrano, se debe aspirar a un cambio de cultura de los lectores, pues el Diario aún en su versión digital mantendrá su línea editorial que ha sido a favor de la justicia y la verdad.  En especial porque la suscripción a sitios digitales “es de conciencia ciudadana” y actualmente la población sabe que suscribirse es apoyar al medio independiente y es un rechazo a la censura.

 “Creemos nosotros que si por las razones adversas del revanchismo de Aduana, de mantener secuestrado el insumo, papel y materia prima (de LA PRENSA) y se traslada a plataforma digital va a salir victorioso a esta encrucijada que lo ha llevado el régimen”, expresó Medrano.

Fotografía: Manuel Esquivel

Segmento juvenil consume información digital

La utilización de las plataformas digitales tiene ventajas y desventajas, opinó en tanto Malespín, quien apuntó que la gente joven, que representa apenas el 30 por ciento de la población total del país consume sobre todo información digital. Pero, aclaró, este sector representa el segmento mejor educado y más involucrado en los temas de la política.

 “Son el segmento más crítico y con el mejor acceso a muchas otras fuentes de información. No son ricos, pero tampoco los más pobres, regatean por su dinero. Así que la oferta informativa tendrá que ser mucho más variada, actualizada, profunda y accesible”, afirmó Malespín.

El académico recordó que la desaparición de los periódicos impresos en papel ha menguado desde los años ochenta, “cuando la tercera ola (la de la información y las comunicaciones) despegó vertiginosamente”. Y consideró que en esto influyen factores que han acelerado tal proceso de extinción, y en el caso de Nicaragua, explica, han sido las sanciones de los poderes político, religioso y económico.

  “LA PRENSA enfrenta el agotamiento del modelo de los anuncios y el embargo de Daniel Ortega. Además, la pérdida de lectores, que prefieren otras plataformas para informarse de manera más fácil y barata. En esta tormenta perfecta es altamente probable que la versión impresa desaparezca, más por la sanción de Daniel Ortega que por las otras dos, puesto que LA PRENSA ha venido preparándose para ser un diario digital”, manifestó el académico.

Malespín estimó que “la migración de lectores y el agotamiento del modelo de negocios es lo que debería dictar el futuro de LA PRENSA en papel”. No obstante, señaló que “el factor Ortega podría ser la ventana que permita al diario continuar saliendo desde la imprenta y no solo desde un computador. La otra posibilidad es que LA PRENSA recibiera una donación de materiales que Daniel Ortega no pudiera detener”.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com