CENIDH responsabiliza al régimen por no adoptar medidas de prevención orientadas por OMS

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), acusó al régimen Ortega Murillo de no  responsabilizarse ante la pandemia del COVID-19, que ya está en Nicaragua, al no implementar las medidas de prevención orientadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entre las actividades que no ha realizado el régimen en Nicaragua, según el CENIDH, están el cierre de fronteras, no fomenta el aislamiento social, expone a la población al contagio con sus llamados a actividades masivas, esconde información de casos positivos de COVID-19 y  reprime en plena emergencia nacional, con lo cual violenta derechos humanos.

“Este proceder le hace criminalmente responsable de los contagios o muertes por COVID-19 que se confirmen en el país”, expresa el CENIDH, que ha empezado a registrar las diferentes situaciones  ocurridas en el país y que ha calificado como parte de la irresponsabilidad con que el régimen ha manejado la pandemia.

Los hechos que ha sistematizado hasta la fecha el CENIDH, los ha remitido a la Relatora Especial para  los derechos sociales, económicos, culturales y ambientales, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Soledad García Muñoz-

Menciona el CENIDH, que el régimen insiste en hablar de casos importados para minimizar el ingreso de la pandemia en el país y considera que  ni las cifras alarmantes a nivel mundial, ni los casos confirmados en Nicaragua, le ha causado alguna perturbación.

Además, menciona que el régimen impulsa todo tipo de actividades turísticas, tradicionales, deportivas, escolares, laborales y hostigan, o agreden a personas que toman sus medidas individuales; como usar tapabocas, alcohol gel, guantes y otros productos de higiene.

Menciona el CENIDH que estas acciones “caracterizan el comportamiento gubernamental doloso que expone a la población nicaragüense al contagio y por consiguiente, viola su derecho a la salud arriesgando su vida”.

Entre los hechos monitoreados están que en la primera quincena de marzo mientras los otros  países  de la región ordenaron la cancelación de las clases, eventos públicos e incluso el ingreso de extranjeros provenientes de países con brotes, en Nicaragua, en cambio, el régimen convocó para el 14 de marzo a la marcha “Amor en tiempos del COVID19”.

La actividad en la que no estuvo presente ni Daniel Ortega ni Rosario Murillo, en vez de educar en torno a la prevención del virus, pareció una burla, señala el CENIDH .

Promueve actividades masivas

Además el Instituto de Turismo (INTUR) anunció la realización de ochenta actividades durante el período de Semana Santa del 4 al 12 de abril.

El Ministerio de Educación ordenó el 17 de marzo  a docentes y estudiantes desfilar para celebrar el 40 aniversario de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización en Nicaragua.

En Boaco, en tanto más de 1500 niños y adolescentes fueron convocados para los juegos escolares y organizaron un desfile con los alumnos deportistas de los distintos centros educativos de ese departamento.

El Ministerio de Salud, emitió un comunicado en el que se reiteraba que en Nicaragua no se establecería ninguna medida de cuarentena y que los pacientes serían atendidos en las unidades de salud para la atención médica.  

La  movilización de los  simpatizantes del régimen para visitar casa por casa para brindar “charlas de cómo contrarrestar el coronavirus” a la vez aprovecha para indicar a los adultos que sigan mandando a los niños a clase.

El CENIDH a través del reporte de defensores  ha recibido información de maestros que amenazan a los niños con expulsarles si no asisten a clase.

Además, en muchas escuelas hay prohibiciones: no se deja a los niños llegar con tapabocas o usar alcohol gel con la excusa de que el virus no está en Nicaragua. Por lo que muchos padres han optado por sacar a sus hijos pese a la pérdida del año escolar.

    Leave Your Comment Here