Ataques y amenazas contra iglesia Católica ampliamente documentado por Departamento de Estado de Estados Unidos


22 junio, 2019

Los casos de hostigamiento, intimidación y amenazas contra el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, el acoso contra el sacerdote Edwin Román, en Masaya y agresiones sufridas en la basílica de Diriamba, por los obispos, incluido el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag, son recogidos por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Se trata de informe anual 2018 sobre libertad religiosa en el mundo y en el capítulo sobre Nicaragua, el mismo aborda ampliamente los hechos a partir del 18 de abril.

El mismo resalta que los líderes católicos informaron sobre ataques físicos e insultos verbales, amenazas de muerte y campañas de intimidación por parte de activistas del partido oficialista asociados a Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El régimen, incluido Ortega y Murillo se refirieron a los líderes de la iglesia católica como “terroristas”, “golpistas” y “diabólico”.

Los observadores dijeron que el obispo Báez era un objetivo frecuente de hostigamiento del regimen, porque condenó sus abusos contra los derechos humanos, destaca el informe.

Obligados a exiliarse

El informe revela que conocieron de tres sacerdotes que tuvieron que exiliarse, debido a las amenazas de los partidarios del régimen.

Báez, fue uno de ellos, desde un inicio de la crisis sociopolitica fue calumniado de estar involucrado en una supuesta conspiración con activistas de la oposición, para derrocar a Ortega.

Ataque armado contra parroquia

El informe recoge el ataque perpetrado el 13 de julio del 2018, contra la iglesia Jesús de la Divina Misericordia, en Managua donde dos jóvenes fueron asesinados y al menos otros diez heridos.

Este fue el resultado del ataque durante quince horas, después que los jóvenes ex atrincherados de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN Managua), buscaron refugio en el templo católico.

También menciona que el 5 de diciembre, una mujer nacional rusa arrojó ácido sulfúrico al sacerdote Mario Guevara, en la Catedral Metropolitana de Managua durante la confesión.

Igualmente señala que en julio pasado partidarios del régimen atacaron el vehículo del obispo de Estelí y secretario de la Conferencia Episcopal (CDN), Juan Abelardo Mata, rompieron las ventanas y cortaron los neumáticos.

Muchos líderes religiosos dijeron que el régimen politizó la religión, en el contexto de lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otros organismos internacionales caracterizaron como una crisis política en curso y un conflicto social en el país.

Hubo represalias

Según el informe, los líderes católicos y evangélicos protestantes que proporcionaron refugio, asistencia médica o defendieron los derechos humanos de los manifestantes pacíficos, fueron víctimas de represalias incluidas calumnias, investigaciones arbitrarias por parte de instituciones del régimen, por cargos infundados, retención de exenciones fiscales, reducción de las apropiaciones presupuestarias, y negando los servicios religiosos a los presos políticos.

Mientras el régimen continuó utilizando las festividades religiosas, el simbolismo y el lenguaje en sus leyes y políticas para promover su agenda política, una práctica que, según los líderes católicos, socavó la integridad religiosa de la Iglesia.

Expresaron preocupación

Destaca el informe que funcionarios de la embajada de los Estados Unidos en Managua, sostuvieron reuniones con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores para expresar sus preocupaciones sobre la libertad religiosa a la luz de la crisis sociopolítica del país.

Los principales líderes del gobierno de los Estados Unidos y la embajada utilizaron las redes sociales, para expresar su preocupación por los ataques contra la Iglesia Católica y otros grupos religiosos.

Los representantes de la embajada se reunieron regularmente con una amplia variedad de grupos religiosos, incluidos católicos, protestantes evangélicos, luteranos de la iglesia Morava, musulmanes y la comunidad judía, para discutir las preocupaciones de los grupos sobre la politización de la religión y las represalias gubernamentales contra grupos religiosos políticamente activos.

Con la excepción de la Iglesia Católica, los requisitos establecidos a las denominaciones religiosas son similares a los de las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Después de la aprobación en la Asamblea Nacional, el grupo debe registrarse en el Ministerio de Gobierno como una asociación u ONG, lo que le permite incurrir en obligaciones legales, celebrar contratos o beneficiarse de las exenciones fiscales y aduaneras. Pero están sujetos a las mismas regulaciones que otras ONG o asociaciones.

La Iglesia Católica como grupo religioso no está obligada a registrarse porque su presencia en el país es anterior a la legislación; sin embargo, el gobierno requiere que las organizaciones dedicadas a la caridad u otro trabajo social afiliado a la Iglesia Católica se registren.

Tanto los líderes católicos como los protestantes, dijeron que había investigaciones de sus organizaciones por parte de la Unidad de Análisis Financiero (UAF), principalmente por transacciones financieras, bajo el alegato que estaban vinculadas a las protestas.

A su vez, los misioneros de todas las afiliaciones religiosas deben obtener visas de trabajador religioso y proporcionar información sobre la naturaleza de su trabajo misionero, antes de que el Ministerio de Gobernación autorice la entrada al país. La documentación deben presentarla siete días antes de la llegada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related