Asedio a templos católicos continúa, pero cardenal Leopoldo Brenes pasa por alto este grave hecho

Asedio a templos católicos continúa, pero cardenal Leopoldo Brenes pasa por alto este grave hecho

Mientras el cardenal Leopoldo Brenes presidía una jornada de oración y reparación en la Catedral Metropolitana de Managua recientemente tomada por grupos de choque orteguistas, en la iglesia San Juan Bautista, de Masaya el sacerdote Harving Padilla, debió celebrar misa a puertas cerradas por el asedio de turbas orteguistas.

Secretismo un mal que persiste en las instituciones del Estado, pese a la existencia de la Ley de Acceso a la Información Pública, revela investigación
Restricciones a la libertad de expresión, de periodistas y medios de comunicación independientes destacados en informe anual de Human Rights Watch
Alta Representante de la UE: “Quienes socavan la democracia y el Estado de Derecho en Nicaragua deberán rendir cuentas”

Fotografía: Ivette Munguía


 Durante los rezos de toda la tarde en Catedral de Managua donde se insistió en las rogativas por los sacerdotes enfermos, atribulados y perseguidos fue notorio la vigilancia por grupos ajenos a la feligresía católica que fueron conducidos en vehículos y que se tomaron los corredores aledaños al templo.

Posterior a las primeras dos horas de la jornada de oración y poco antes de la celebración de la Misa presidida por Brenes, la Catedral de Managua llegó a rebasarse por personas que no frecuentan ese templo católico. Entre ellos fue visto Tomás Valdés, uno de los que encabezó las turbas que el lunes profanaron el templo católico. Dentro de ese grupo incluso un feligrés identificó a un reconocido paramilitar de Masatepe.  

Una buena parte de estas personas ni siquiera ingresó a la Misa, sino que permanecieron sentados en los alrededores del atrio de la Catedral como una forma de vigilar la prédica de Brenes. Algunos de ellos incluso fotografiaban a los presentes.

En Masaya el sacerdote Padilla denunció que existen presiones al cardenal Leopoldo Brenes para que haga cambio de los sacerdotes de esa ciudad.

Posterior a la Misa en Managua, Brenes ofreció declaraciones a periodistas cuando fue consultado si viajará a Masaya, la respuesta fue que todavía lo sigue contemplando, pues recordó que en esto ha tomado en cuenta la experiencia sufrida en Diriamba en 2018. En esa ocasión los paramilitares y grupos de choque agredieron a los obispos en la Basílica de Diriamba.

Brenes aseguró que lo que ha hecho es recomendarles a muchos sacerdotes que “evitemos la confrontación”. Y “no tomar a pecho las ofensas que se nos den (…) y tener una actitud de perdón porque Cristo nos enseñó eso a perdonar desde la cruz”.

“El reto para todos es la construcción de la paz”, expresó Brenes durante su homilía, quien se limitó a hablar de la jornada de oración, según dijo, para pedirle al Señor que nos haga verdaderos constructores de paz. “Desde nosotros mismos, un predicador de la paz, tiene que tener un corazón pacificado”, sostuvo Brenes.

Durante su homilía el arzobispo de Managua olvidó referirse a la situación recientemente enfrentada por sacerdotes y religiosos de la Catedral Metropolitana en poder de turbas armadas del régimen que profanaron el templo madre de la Arquidiócesis, o de los templos asediados como el San Juan Bautista y como el caso de la iglesia San Miguel Arcángel, que desde hace ocho días está cercada por la Policía de esa ciudad, sin servicios de agua ni energía eléctrica.

“Nadie nos paga por estar aquí”

“Nosotros no somos pagados. No somos enviados a hacerle daño al prójimo nosotros no nos llamamos católicos por llamarnos católicos, somos católicos porque creemos en Dios, porque amamos a la Virgen, porque nadie nos paga para estar aquí, porque nosotros no seguimos a un dictador ni a una loca, somos cristianos porque amamos a Dios y amamos a la Virgen, por lo tanto no temamos, creemos en Cristo (…) continuemos nuestra misa”, expresó el sacerdote Padilla para reconfortar a sus fieles a continuar a puertas cerradas el oficio religioso.

Al final hora y media después apoyados por pobladores de Masaya los feligreses encerrados lograron salir de la iglesia Sn Juan Bautista.  El padre afirmó que en un momento le dijeron si quería mediación del Nuncio Apostólico o del cardenal, él dijo que no quería medición “porque la iglesia es libre”.

 “A Masaya le tienen miedo”, aseguró el sacerdote Padilla al concluir la Misa, cuando denunció que están pidiendo el cambio de los sacerdotes de Masaya.  “Si nos vamos nuestra conciencia no fue comprada, que somos libre y actuamos como pastores y como sacerdotes de la iglesia sin dejarme comprar de nadie. ¡Viva Nicaragua libre, viva Masaya, viva la iglesia católica!”, concluyó.

Momentos antes durante la homilía, Padilla refirió que a ellos les califican como golpistas “cuando ellos mismos son los asesinos y los golpistas y son los torturadores que tanto en San Miguel como aquí nos han dejado encerrados”.

Tras mencionar que los ataques son liderados por los secretarios políticos del partido del oficialismo, la vicealcaldesa y los diputados de esa ciudad “a quienes muchos de ustedes le dieron su voto” a quienes los llamó como gente que no tiene corazón.

“El mismo alcalde que debiera ser un hombre fiel a Dios es un alacrán es un malvado como se puede portar así queriendo que nosotros vendamos nuestra conciencia a ellos”, denunció en la homilía.

 Asedio a templos católicos “es inaceptable” dice portavoz del Departamento de Estado    

Justamente horas antes la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Morgan Ortagus, había expresado que “el asedio del régimen de Ortega a un lugar de culto es inaceptable”.

 Ortagus transmitió su solidaridad y profunda preocupación por la salud y seguridad de los familiares de los presos políticos asediados en la Iglesia San Miguel Arcángel.

 “Ellos están protestando contra la continua detención de sus familiares.  El régimen de Ortega ha rodeado la iglesia y les ha negado el acceso al servicio de agua y electricidad”, declaró Ortagus quien consideró que “los arrestos y cargos falsos contra los nicaragüenses que buscaban ayudar a quienes se encuentran en huelga de hambre demuestran una vez más que la Policía Nacional no protege al pueblo de Nicaragua.  Es más bien, su represora al servicio del gobierno autoritario de Daniel Ortega”.

Al tiempo que manifestó Ortagus que el régimen desde hace mucho tiempo debió liberar a los más de 130 presos políticos de acuerdo al compromiso que adquirió durante el diálogo nacional. 

“Los Estados Unidos está listo para hacer uso de todos los medios económicos y diplomáticos a nuestra disposición para apoyar el llamado del pueblo de Nicaragua a restablecer la democracia”, anunció Ortagus.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com